Deshidratación en bebés y niñ@s: cómo reconocerlo a tiempo.

Todos sabemos que la causa principal y más importante de deshidratación en la pediatría son la diarrea y los vómitos. También pueden causar deshidratación las mamaderas mal preparadas, con más polvo del debido y la fiebre alta.

La gran mayoría de los niños son capaces de detectar cuando tienen hambre, en ocasiones entremezclan la sensación de hambre con la de aburrimiento, pero en raras ocasiones piden agua, y cuando lo hacen, su cuerpo ya está mostrando las señales iniciales de deshidratación. La prevención en estos casos es más que vital, por eso debemos estar atentos a las señales para evitar cuadros más complejos y tratamientos invasivos.

¿Cuándo llevo a mi bebé a la guardia?

  • Noto que tiene sed. Me pide agua.
  • Hace menos pis (contabilizo las horas desde que fue al baño a hacer pis o los pañales y cuán llenos se encuentran)
  • Saca la lengua y está seca, o al insertar un dedo y tocar la lengua lo noto seco.
  • Intento darle de tomar líquidos (agua o teta) y se niega, o vomita lo que ingiere.
  • Tiene menos de 6 meses.
  • En la última hora cambiaste 3 pañales con caca líquida.

Ya para cuando el bebé está muy decaído o muy irritable estás llegando tarde a la consulta. La clave de la deshidratación es llegar a tiempo para poder hacer tratamientos lo menos invasivos posibles, en lo posible por vía oral.