El sol, causante de cáncer de piel en 9 de 10 casos.


Esta enfermedad producida por el desarrollo de células cancerosas en cualquiera de las capas de la piel ya no es novedad para nadie. Tampoco el hecho de que el mayor causante de dichas lesiones es el sol.

Sin embargo pareciera que, llegado el verano, todos ignoramos que las quemaduras solares reiteradas o la exposición a radiación UV a largo plazo pueden derivar en dos tipos cáncer: el tipo no melanoma y el melanoma. El primero es el más frecuente y se denomina así porque se forma a partir de otras células de la piel que no son las que acumulan el pigmento (los melanocitos).

En cambio el segundo, es menos frecuente pero mucho más maligno ya que su evolución puede ser de peor pronóstico. Si no se atiende, tiene una probabilidad mucho mayor de propagarse a otras partes del cuerpo, donde es muy difícil de tratar.

Pero no solo quienes están expuestos y a la intemperie sin protección pueden ser víctimas: las lámparas y cabinas bronceadoras son otras fuentes de radiación ultravioleta que pueden causar un mayor riesgo de desarrollar un cáncer de la piel no melanoma.

Quienes tienen pieles muy blancas que siempre se enrojecen y nunca se broncean; o poseen un gran número de lunares, o se presentan en formas y colores atípicos y los parientes directos de familiares que han padecido melanoma tienen riesgo aumentado de padecerlo.

Prevención

Dado que el sol y los rayos ultravioletas constituyen la principal causa de cáncer de piel y sus efectos se van acumulando a lo largo de la vida, el método preventivo más efectivo es evitarlos.

La prevención debe realizarse durante todo el año y no sólo en verano, cuando el riesgo aumenta debido a la intensidad de los rayos solares.

Detección temprana

Es MUY IMPORTANTE consultar al dermatólogo cuando se noten cambios en un lunar. Observar el cuerpo detenidamente sabiendo que el melanoma en mujeres aparece con mayor frecuencia en las piernas y en los hombres en el tronco. El cáncer cutáneo no melanoma se desarrolla con más frecuencia en la zona de la cara y el cuero cabelludo (80%, sobre todo en hombres calvos). Pero también el cáncer de piel puede aparecer en zonas que no están expuestas al sol como detrás de los genitales o en las plantas de los pies.

Fuente: www.lalcec.org.ar/piel